Elegir motor para la automatización de persianas

Motorizar la persiana hará que el proceso de subida y bajada sea mucho más ágil y cómodo, ya que el modo manual y sus consiguientes esfuerzos quedarán definitivamente enterrados.

Las ventajas de automatizar las persianas.

Las persianas motorizadas son mucho más fáciles de usar y ahorran esfuerzos innecesarios. Subirlas y bajarlas será sencillo, gracias a la instalación de un motor. Bastará con apretar un botón para que las persianas obedezcan al usuario. Realmente, instalar el motor no es nada difícil, por lo que cualquier con un poco de conocimientos podrá afrontar la tarea sin solicitar ayuda profesional; bastará con poner un pequeño motor en el tubo de la persiana. Además, si hay un fallo de energía, seguirá habiendo un sistema de manivela como alternativa.

Los https://www.cerrajerosoliva.net saben que los modelos de última generación son capaces de programar incluso el sistema de subida y bajada a las horas que el usuario estime, lo que puede suponer ahorros de energía en torno a l diez por ciento. Y es que la automatización de persianas contribuye a mejorar la seguridad de la vivienda. Programarlas a distintas horas sirve para disuadir a los ladrones, que entenderán que hay gente en la casa a horas muy distintas; incluso en vacaciones sería recomendable programar las persianas.

Claves de las persianas motorizadas.

Su instalación es fácil, su uso es sencillo y práctico, consumen poca energía y ofrecen seguridad. Las persianas automatizadas cuentan con un sinfín de virtudes, lo que está propiciando que cada vez más personas se lancen a colocarlas. Un mando a distancia o un interruptor pueden servir para activarlas; los teléfonos inteligentes y el wifi están favoreciendo en los últimos tiempos el control de las persianas también, por lo que podríamos programar incluso desde la distancia. Algunos motores son capaces de descifrar si el sol está pegando en la fachada, por lo que darán la orden de subir y bajar, con el importante ahorro energético que ello conlleva.

Cosas a tener en cuenta al adquirir un motor para persianas.

Pensar en el ancho de la cinta es vital; los tamaños suelen oscilar entre los quince (tamaño mini) y los veintitrés centímetros (de cinta ancha). Valorar el material de la persiana también es importante; el aluminio y el plástico suelen ser los materiales más empleados.

Clases de motores.

Los motores tubulares y los motores de cinta son los dos tipos que copan el mercado. A continuación repasaremos ambos:

Los motores tubulares.

Son los más populares y empleados. Se colocan en el interior del cilindro de la persiana Son fáciles de instalar, basta con seguir a rajatabla una serie de pasos: primero, poner el motor en el cilindro para que haga tope; segundo, encajar la estructura en su cajón de manera adecuada para nada falle; tercero, tal vez el paso más complejo, acordar la instalación eléctrica de la persiana, de manera que el motor pueda gozar de la energía precisa para levantar y bajar la persiana; cuarto y último, realizar las comprobaciones pertinentes, cerciorarse que la persiana se detiene en el punto que se quiere cuando sube y baja, ver que responde a la acción de mandos y teléfonos móviles si se da el caso.

Los motores de cinta.

Son los motores no tubulares. Debemos dividirlos en dos subcategorías:

Motores de superficie.

Se colocan sobre la pared, por lo que es idóneo para quienes no tengan hueco. Su instalación es muy sencilla, pues basta con sustituir el motor por el cajetín de la persiana.

Motores de empotrar.

Se acopla en la propia pared, se coloca en la caja inferior de la persiana junto al recogedor, por lo que su mecanismo pasa desapercibido. Son muy recomendables, pero sólo se pueden emplear si el espacio es igual o mayor a los catorce centímetros; de lo contrario, habrá que optar por los de superficie.

Complementos que hay que valorar al adquirir un motor para persianas.

Los sensores solares saben, en función de la temperatura de la vivienda y del clima del exterior, cuando tienen que subir y bajar las persianas; permiten graduar el sol que ha de entrar en el salón, lo que permite ahorrar en el aire acondicionado o en la calefacción.

El mando a distancia será sinónimo de comodidad, pues para levantar y hacer caer las persianas no hará falta levantarse del sofá. Incluso con la opción de manipular en grupo será posible manejar todas las persianas de la casa sin necesidad de ir revisando una por una.

El sistema de programación ofrecerá muchas opciones, ya que permitirá establecer una serie de horarios, diarios o semanales, para que las persianas se activen. Además proporciona gran seguridad.

La elección del motor adecuado.

El peso de la persiana y el diámetro del eje determinarán el tipo de motor y la potencia que ha de instalarse.